Parábola del Sembrador

Parábola del Sembrador

En Mt. 13,1-9 ;22-23:

Ese día, saliendo Jesús de la casa, fue y se sentó a la orilla del lago.
Pero se juntaron alrededor de él tantas personas que prefirió subir a una barca, donde se sentó mientras toda la gente estaba en la orilla. Jesús les habló de muchas cosas mediante comparaciones. 

Les decía: 

El sembrador sale a sembrar; al ir sembrando, unos granos caen cerca del camino; vienen las aves y se los comen. Otros granos caen entre piedras y como hay poca tierra, brotan pronto.   

Pero el Sol las quema y por falta de raíces se secan. Otros granos caen entre espinas, crecen las espinas y los ahogan. Otros, finalmente, caen en, buena tierra y producen unos el ciento, otros el sesenta, y otro el treinta por uno. El que tenga oídos que oiga. 

Lo sembrado entre espinas es la persona que oye la Palabra,  pero las preocupaciones materiales y la ceguera propia de la riqueza ahogan la Palabra y no puede producir fruto.

Por el contrario, lo sembrado en tierra buena es e! hombre que oye la Palabra, la medita y produce fruto: el ciento, el sesenta y el treinta por uno.
Reacciones:

0 comentarios :

Publicar un comentario

Temas Más Populares

Con la tecnología de Blogger.