Anunciación de María

Llegada la plenitud de los tiempo, en el año 748 de la fundación de Roma, siendo Emperador romano César Augusto, habiendo paz en todo el mundo, el Arcángel Gabriel fue enviado por Dios, a una virgen de Nazaret, de nombre María.

María era de la familia de David, muy pobre de bienes pero grande y rica por la inocencia y bondad de su corazón; era la virgen más pura, más santa que jamás vivió sobre la tierra.

Un día el Arcángel Gabriel fue enviado por Dios a Nazaret una pequeña aldea de Galilea allí en una humilde casa vivía María, prometida en matrimonio con un artesano llamado José. 

Entrando el Arcángel le dijo: "Dios te salve, llena de gracia, el Señor es contigo, bendita tú eres entre todas las mujeres".

María, a salutación tan extraordinaria, se turbó. Mas el Arcángel prosiguió diciendo: "No temas, porque hallaste gracia delante de Dios. Tú concebirás por virtud del Espíritu Santo, y tendrás un hijo a quien llamarás Jesús".

María respondió: "He aquí la esclava del Señor; cúmplase en mí tu palabra". Y el Arcángel se alejó.
Por aquellos días María se fue a la ciudad de Hebrón, para visitar a su prima Isabel, que debía ser madre de San Juan Bautista.

Apenas Isabel vio a la Virgen y oyó su palabra, llena del Espíritu Santo, corrió a su encuentro bendiciéndola y exclamando: "¿De dónde a mí tanta gracia que la madre de mi Señor venga a mí?"
María glorificó a Dios por las cosas grandes que había obrado en ella, y por las cuales todas las generaciones la llamarían bienaventurada, y se detuvo con Isabel cerca de tres meses.
Reacciones:

0 comentarios :

Publicar un comentario

Temas Más Populares

Con la tecnología de Blogger.