La multiplicación de los panes

La tempestad calmada y la multiplicación de los panes

1. Habiendo subido Jesús a una barca con sus discípulos para atravesar el pequeño mar de Genezaret, durmióse durante la travesía, y he aquí que mientras El dormía, se levantó una gran tempestad en el mar, y las olas eran tan grandes y furiosas que la barca estaba por zozobrar. Por lo que los discípulos, llenos de temor, le despertaron diciendo: "¡Sálvanos, Señor, que nos perdemos!" Jesús se levantó, y habiendo mandado a los vientos y a las olas que se calmasen, cesó el viento y vino la bonanza.

2. Habiéndose ido el Salvador a un desierto, le siguió una turba de gente que había acudido a Él de todas partes. Jesús tuvo compasión de ello, y como fuera ya tarde y no tuviesen con qué sustentarse, estando muy lejos de sus casas, quiso socorrerlos con un milagro.

3. Preguntó, pues, a uno de sus discípulos: "¿Cuántos panes tenéis". "Viene aquí un niño, -contestó el discípulo,- con cinco panes y dos peces: mas ¿qué es esto para tantos?" 'Traédmelos, dijo Jesús, y siéntese todo el pueblo en derredor sobre la hierba".

4. Tomó, entonces el Salvador los cinco panes y los dos peces, y levantando  los ojos al cielo, los bendijo y los dio a los apóstoles para que los distribuyeran.

5. Estaban presentes de cuatro a cinco mil hombres, sin contar las mujeres y los niños; no por eso dejaron de comer todos, y sobraron todavía doce canastos.

6. Maravilladas las turbas de tan gran prodigio, querían por fuerza hacer rey a Jesús. Más Él desapareció de entre ellos y retiróse a un monte cercano.
Reacciones:

0 comentarios :

Publicar un comentario

Temas Más Populares

Con la tecnología de Blogger.